martes, 10 de noviembre de 2020

LAS PSICOSIS INFANTILES EN LA CONSULTA DE PEDIATRÍA, Antonio Pombo Sánchez PARTE II


LA PSICOSIS INFANTIL 
En general, definiremos como psicóticos aquellos niños que continúan anclados rígida y anacrónicamente en un estadío afectivo e intelectual que Piaget denominaba mágicoanimista o intuitivo-simbólico en el que el pensamiento y el razonamiento se rigen por mecanismos prelógicos. Son niños que no distinguen entre su realidad interna (sus fantasmas y sus fantasías) y el mundo externo, de manera que vivencian sus miedos como realidades inmediatas, masivas y oceánicas. Es un trastorno que afecta al desarrollo y la personalidad del niño. 

A modo de esquema expositivo abordaré las psicosis infantiles por el siguiente orden: 
1. Brote psicótico agudo; 
2. Psicosis disarmónica; 
3. Psicosis deficitaria;
4. Esquizofrenia del adolescente y 
5. Autismo. 
 
1. Brote psicótico agudo 
Me referiré aquí al niño psicótico “florido” “exuberante”. Se trata de niños con una gran inquietud psicomotriz; son verborreicos, desbordantes, con una comunicación inconexa sin hilo de continuidad y sin sentido aparente. Es la voz del inconsciente que habla crudamente en ellos expresando directamente acciones y fantasías. Nos dan la impresión de que la expresión verbal fragmentada y zigzagueante que presentan es el resultado de una lucha entre la emergencia de dichas fantasías “salvajes” y las psicodefensas demasiado frágiles que intentan intervenir para controlar unos contenidos que finalmente les desbordan. 
Se podría ejemplificar como ese niño que pretende abarcar con sus manos un gran montón de canicas y que continuamente se le caen y constantemente él recoge, siendo el cuento de nunca acabar. 
 
2. Niños psicóticos disarmónicos 
Las psicosis disarmónicas generalmente se manifiestan a partir de los 4-5 años de edad. Estos niños suelen mostrarse como petrificados adoptando muchas veces posturas corporales ridículas y poco armoniosas como igualmente faltos de armonía están su propio desarrollo psicobiológico e intelectual en el que se producen desfases, fallas y lagunas, coexistiendo con resultados brillantes en otras áreas. Es frecuente que presenten importantes déficits instrumentales pudiendo afectar éstos al grafismo, esquema corporal, espacio-temporalidad, lateralidad y lenguaje. Estas situaciones clínicas hacen pensar en ocasiones a los adultos y padres si estos niños les estarán “tomando el pelo”, lo que no hace sino revelar la incapacidad de aquellos para comprender y valorar la gravedad de la situación. Bastantes padres de estos chicos pertenecen al tipo de lo que podríamos denominar padres y madres “flotantes” por la sensación que producen de inconsistencia, vaguedad, lejanía, inasequibilidad, y expresión paradójica en la manifestación o expresión de sus sentimientos. 

3. Niños psicóticos deficitarios 
Maud Mannoni llegó a negar la existencia de la deficiencia mental; para ella, todos los oligofrénicos eran, primitivamente, psicóticos. Sin llegar a tales extremos, afirmamos que hay niños en los que el desarrollo intelectual y afectivo se vieron gravemente perturbados desde un comienzo a causa de una sinergia o interferencia mutua de ambos procesos motivada por factores patógenos y traumáticos dando como resultado final la existencia de un niño al que se diagnostica con frecuencia de deficiente mental y que termina introducido en el circuito de la escolarización o institucionalización especial. 
Esta forma de psicosis no ha sido aislada en la clasificación francesa. Algunos autores describen factores emocionales que originarían la inestructuración de las bases necesarias para el desarrollo del conocimiento intelectual y para el aprendizaje. En otros casos, lo que aparece masivamente de entrada es una grave carencia instrumental. 
Afecciones orgánicas como el síndrome X frágil, encefalopatías víricas, anomalías cromosómicas, enfermedades metabólicas y algunas facomatosis deben ser buscadas sistemáticamente ante todo niño que evoque la hipótesis diagnóstica de psicosis deficitaria. 
Cercanas a las psicosis se encuentran las Disarmonías Evolutivas. Este diagnóstico deberemos reservarlo para aquellos niños que partiendo de “baches”, “lagunas” o “desfases” en su desarrollo, llegan a alcanzar con el tiempo un funcionamiento básicamente adaptado aunque los movimientos re-evolutivos hayan tenido lugar de una manera atípica y disarmónica. 

4. Esquizofrenia del adolescente 
Cuanto más frágil e inmaduro sea el yo del sujeto, cuanta mayor dependencia regresiva muestre en relación a las figuras parentales y cuanto más próximas se hallen estas condiciones de la edad de la adolescencia, mayores riesgos hay de un deslizamiento hacia una organización esquizofrénica de la personalidad en la que predominan de tal forma los procesos disociativos y el alejamiento de la realidad que le incapacitarán en el plano escolar, familiar y relacional, aparecerá actividad sintomática positiva (delirios, alucinaciones…), y negativa como el empobrecimiento de las capacidades y rendimientos del sujeto que queda recluido dentro de la familia o, en el mejor de los casos, en una situación muy por debajo de lo que cabría esperar antes del brote esquizofrénico. 
No olvidaremos la esquizofrenia de origen muy precoz que es aquella que tiene su origen antes de los 13 años de edad. Es un subtipo de esquizofrenia que tiene una historia vital de anormalidades del desarrollo muy diversas y antecedentes familiares de esquizofrenia, lo que daría lugar al fenómeno de anticipación genética que consiste en que un determinado trastorno va apareciendo en las sucesivas generaciones a una edad más temprana y de un modo más severo. 

5. Autismo 
Autismo deriva de autos que significa sí mismo; este término fue descrito por primera vez en el año 1911 por Bleuler para describir pacientes adultos con esquizofrenia, pero es en 1943 cuando L. Kanner describe esta afección específica de la primera infancia. 
En los inicios del siglo XIX la patología mental del niño estaba considerada como el resultado de una deficiencia intelectual. En el año 1888 Moreau de Tours en su obra La folie chez l’enfant respondía negativamente a la existencia de una psicosis o locura en el niño pequeño. Más tarde J. Lutz describiría formas de psicosis en el niño que supone análogas a las del adulto siguiendo las descripciones de Kraepelin y Bleuler, pero no considera la posibilidad de una eclosión precoz de los trastornos psicóticos en el niño. 
Leo Kanner en su primer trabajo publicado describía once niños de edades comprendidas entre los 2 años y ocho meses y los 8 años en los que el trastorno fundamental consistía en la imposibilidad de establecer relaciones normales con las personas y para reaccionar normalmente a las situaciones desde el principio de su vida. En la clasificación del DSM IV el autismo se incluye dentro de los trastornos generalizados del desarrollo, en el CIE 10 de la OMS se mantiene el mismo criterio nosográfico. 
En la clasificación francesa de los trastornos mentales del niño y del adolescente, el autismo se incluye dentro de las psicosis infantiles precoces. R. Misés renovó el cuadro nosográfico del autismo. La mayor parte de los autores franceses consideran con él que el autismo tal y como lo había descrito Leo Kanner solamente constituye una forma bien aislada y característica pero una forma entre otras de trastornos muy precoces de la personalidad, con desorganización del yo, del aparato psíquico y de su relación con el mundo externo. 

Síntomas y signos en los primeros 6 meses de vida (S. Fraiberg, D. Houzel, M. Soulé): 
• Ausencia de intercambio con la madre, indiferencia a la voz y al rostro de la madre, ausencia de intercambio de la mirada con la madre, desviación de la mirada. 
• Excesiva quietud o agitación desordenada. 
• Falta de ajuste postural, ausencia de actitud anticipatoria. Hipertonía o hipotonía sin lesión neurológica que la explique. 
• Retroceso de los procesos perceptivos: indiferencia hacia el mundo sonoro. 
• Trastornos graves del sueño: insomnios “tranquilos”, “blancos”. 
• Trastornos oroalimentarios con falta de succión. Síntomas y signos entre los 6 y los 12 meses de vida: • Fijación de la mirada en luces y objetos giratorios. Juegos manuales ante los ojos. 
• Interés por objetos insólitos frecuentemente duros, contrastando con el desinterés general por el mundo que le rodea. 
• Ausencia de angustia ante el extraño. El segundo organizador de Spitz, testimonio de la capacidad del bebé para representarse mentalmente a su madre, no existe en el bebé autista. Síntomas y signos entre los 12 y los 24 meses de vida: 
• Se confirman todos los anteriores. 
• Ausencia de señalamiento protodeclarativo. 
• Los juegos de “hacer como si” están generalmente ausentes. 
• Las primeras palabras se utilizan muy tardíamente, lo mismo que las primeras frases y la utilización del yo. 
• Miedos y fobias a ruidos mecánicos. 
• Manifestaciones de autoagresividad. 
Todos estos síntomas y signos toman significación en la relación interactiva del niño con su entorno. Ninguno es por sí solo suficiente y el diagnóstico sólo puede surgir del reagrupamiento de varios de ellos así como de la comprobación de su persistencia en la evolución del niño. No debemos olvidar que las carencias afectivas y las depresiones precoces pueden presentar una clínica similar pero los trastornos desaparecen si se establecen las condiciones afectivas satisfactorias.

lunes, 9 de noviembre de 2020

TALLER DE ESCRITURA CREATIVA


En las épocas en que enseñábamos con mucho más detalle a utilizar un Procesador de textos, preparé ejercicios de taller de escritura creativa que hacían uso de diferentes funciones del Procesador como Búsqueda y Reemplazo, Formato de párrafos y letras, Edición básica incluyendo Cortar, Copiar y Pegar texto, uso del Diccionario de Sinónimos, etc.

La enseñanza de las diversas tecnologías fue evolucionando profundamente pero aún me apasionan los ejercicios de ese tipo, así como la creación de juegos con el idioma, mediante un lenguaje de programación u otras aplicaciones, por ejemplo para la creación de historias ramificadas.   

Me gusta proponer ejercicios en los que los alumnos "plagian" textos, apropiándose de los mismos para aprender sobre escritura, ya sea copiando y pegando, buscando y sustituyendo palabras como también modificando partes del original.

En el cuento "El cuarto escalón", de Lidia Nicolai, propuse varios de esos ejercicios que a mi misma me gustaría realizar. :)

domingo, 25 de octubre de 2020

INTERESES VARIOS


Muchos de mis alumnos tienen gustos e intereses relacionados con temas particulares. 

En el caso de Laura P., ella es ávida lectora de biografías de artistas famosos y también redacta resúmenes de las mismas. 

Por otro lado, Franchesco P. es aficionado a resumir  cronologías de temas varios (cine, comic, juegos) y en especial itinerarios completos de líneas de colectivos que, además los pasa prolijamente en limpio con el Procesador de textos.

BIO DE BON JOVI
Es evidente la atracción que estas actividades personales y autoplanificadas de los alumnos despierta en mi, sobre todo mientras observo la creciente dificultad en la lectura y escritura, las falencias en la comprensión lectora y cuando no también la ausencia de interés. 

jueves, 15 de octubre de 2020

PERSPECTIVA (Y LA NECESIDAD DE UNA MALA PALABRA :))

Imposible sospechar hace más de un año cuando  saqué la foto del atardecer, en esa esquina, de Juan B. Justo y Corrientes, que ése y tantos otros lugares del barrio, transitados una y mil veces sin mayor emoción, casi ignorándolos, se pudieran convertir por arte de una puta pandemia, en destinos inalcanzables.  

jueves, 24 de septiembre de 2020

EXPERIMENTO DE INTELIGENCIA ARTIFICIAL, DE GOOGLE

Para que las producciones con AUTODRAW, (la aplicación experimental de Inteligencia artificial de Google -que a partir de un garabato busca en su gran base de datos diseños similares elaborados por artistas y diseñadores-),  les proponemos a los alumnos trabajar en la idea, no tanto de hacer un dibujo fidedigno sino de crear un boceto que logre capturar la esencia de lo que buscamos. 

A partir de una figura espiralada, por ejemplo, para obtener un caracol, Google presentaría diversos dibujos similares, con algún aspecto común. Podríamos decir que al hacer nuestro intento de dibujar un caracol, buscamos la esencia, la "caracolitud", aquello que lo hace caracol y no otra cosa, lo que logre transmitir la idea de caracol. 

Algo similar a lo que hace la gente que suele ganar en juegos tipo el Pictionary. No se trata tanto de saber dibujar bien, lo que no está de más, sino más bien de capturar la idea, al estilo de los diseñadores que con pocos trazos logran representar complejos conceptos u objetos.  

VIDEO TUTORIAL

MÁS EJEMPLOS

domingo, 20 de septiembre de 2020

SACAR PROVECHO DE LAS PRODUCCIONES DE LOS ALUMNOS

Siempre hay algunos alumnos super productivos, y entonces no sólo estimulamos esa tendencia para que en su sistematicidad mejoren las técnicas y calidad de lo que hacen, sino que buscamos alguna utilidad didáctica.

Ejemplo de ello es esta serie de afiches que hizo Luanda C. con un graficador tipo Inteligencia artificial que captura de Google imágenes elaboradas por dibujantes, a partir de garabatos o bocetos hechos por uno. 

Los demás alumnos pueden usarlos de muchas formas, una interesante consiste en inventar historias encadenando los gráficos de cada uno. Para este ejercicio de escritura creativa, cuanto menos relacionadas estén las imágenes entre sí, mejor.

LOS AFICHES DE LUANDA Y OTROS

martes, 15 de septiembre de 2020

EMOCIONES EN CUARENTENA


Había estado pensando en qué más podíamos incluir para el cumpleaños de Giselle, que no repitiera demasiado otros ya festejados. Nos disfrazaríamos como sorpresa, pasaríamos el audio del Feliz cumpleaños, etc. Pilar ya había compartido una tarjeta hecha por ella en nombre de todos los compañeros y de Daniel y mío. Yo, por mi parte y para hacer honor a nuestra materia, había preparado una tarjeta interactiva en Scratch de Feliz cumpleaños, adaptable a diferentes situaciones y que seguramente aprenderían a hacer ellos muy pronto.

Después jugaríamos a unos games tipo Escape the Room, también con la idea de tunearlos en Scratch más adelante. 

Teníamos el 2 y el 1 inflables dorados para mostrar en pantalla, velita para que ella pensara sus tres deseos, aunque la apagaríamos nosotros. A Luciana se le ocurrió agregar invitados en la pantalla del Skype y armó un collage con famosos. 

Pero hubo dos cosas más que nos emocionaron. Un mensaje en el chat de la videollamada,  de Giselle: 

"No se cumple 21 años todos los días :) gracias por todo. Los amo quiero que siga este grupo hermoso sigamos así, amo este grupo son muy buenos todos, los quiero y gracias a los profes gracias porque están cuando estoy y cuando estoy mal gracias. Todos ustedes son como mi segunda familia".

Y un detalle: algunas de las máscaras que los chicos usaron para el festejo eran las que habíamos hecho con ellos hace casi dos años en la escuela, y que habían guardado de recuerdo. 

Ahora esas máscaras adquirían para mí otra dimensión, como muchos de los objetos que fui reencontrando en casa y que nunca tengo tiempo de atesorar del todo.


lunes, 14 de septiembre de 2020

LAS PSICOSIS INFANTILES EN LA CONSULTA DE PEDIATRÍA*, Antonio Pombo Sánchez** PARTE I

La observación directa es el principal medio de observación del pediatra. Su ubicación le permite ver y observar al niño y su entorno en situaciones privilegiadas y con continuidad en el tiempo. La consulta pediátrica es fuente de enseñanza para quien sepa ver y oír. 
El trabajo psicoterapéutico del pediatra es también original. No es una psicoterapia en el sentido de “un reacondicionamiento de las organizaciones pulsionales y las relaciones objetales”, la relación es siempre triangular: niño-padres-pediatra, y aparece investida de una cualidad transferencial cuyo conocimiento contribuye a la posibilidad de manejar sus aspectos positivos y negativos. 
El acceso al cuerpo del niño tiene variadas connotaciones: la aceptación del cuerpo enfermo y sus anomalías, la atención al desarrollo evolutivo y afectivo del niño y la habilidad para explorarlo y manipularlo –la mano amiga y experta–. 
Muchas veces, afirma L. Kreisler, el sólo planteamiento del problema puede tener valor curativo: el médico que plantea el diagnóstico del “cólico de los tres meses” o el diagnóstico del “espasmo del sollozo” desactiva un drama y al mismo tiempo sitúa el trastorno en su dimensión real que es la de una relación conflictiva, abriendo así la vía a una resolución de lo que muchas veces la familia del niño vive como un auténtico drama. 
La paciencia para escuchar, la capacidad para entender un gesto o una actitud son o pueden ser suficientes para disminuir la angustia e invertir comportamientos. 
Al abordar la patología infantil deberemos tener siempre presentes tres conceptos clave: 

1. La evolución del niño (etapas evolutivas) 
0-2 años: En esta edad el psiquismo del niño se expresa por alteraciones somatofuncionales que afectan fundamentalmente al sueño (insomnio) y a la esfera oroalimentaria (anorexia y cólicos). La valoración de la relación madre-bebé, las características familiares y la plasticidad del síntoma nos permitirá una intervención terapéutica y/o preventiva valiosa. 

2-6 años: La actividad psíquica en esta etapa se manifiesta en la lucha del niño por la independencia y el control de esfínteres así como por el negativismo. Es la edad de las rabietas y del desarrollo de funciones instrumentales. 

Período de latencia (6 años - pubertad): El desarrollo evolutivo del niño deriva hacia lo psíquico, surgen los procesos de identificación con el adulto y la noción del deber hacer (súper yo). Conflictiva psíquica de expresión somatiforme (cefaleas, vómitos…). 

Pubertad y adolescencia: Lo corporal emerge de nuevo en relación con los conflictos psíquicos de esta edad, en forma de cefaleas, alteraciones alimentarias, alteraciones del sueño, hábitos tóxicos, conductas de riesgo, tentativas de suicidio, etc. 

2. Los factores de riesgo 
Son un concepto estadístico útil para la detección precoz de lo patológico. 
Relativos al niño debemos considerar la prematuridad, parto múltiple, sufrimiento neonatal y perinatal, infecciones neonatales y los traumatismos obstétricos. En cuanto a la relación parentofilial valoraremos en especial las carencias materiales y afectivas, situaciones de maltrato y las separaciones repetitivas. Relativos a los padres tendremos en cuenta los conflictos permanentes, separación, alcoholismo, muerte, ausencia crónica, enfermedades graves, en especial las mentales, y la pareja incompleta. 

3. La vulnerabilidad 
Está en relación con la capacidad del niño para protegerse de los estímulos nocivos. Competencia es la precapacidad de adaptación activa del niño a su entorno. 


* Ponencia presentada en el XVIII Congreso Nacional de la Sociedad Española de Psiquiatría y Psicoterapia del Niño y del Adolescente (SEPYPNA) que bajo el título “Psicosis Infantil. Una Mirada Actual” se desarrolló en A Coruña del 20 al 22 de octubre 2005. 

** Médico – Pediatra. Psicoterapeuta de niños y adolescentes. C. S. Fontiñas. Servicio Galego de Saúde. (Sergas). Santiago de Compostela Correspondencia mail: antoposa@telefonica.net